Connect with us

Deportes

Adiós a Valverde el Barcelona le despide y ficha a Quique Setién

Publicado

on

Ernesto Valverde siempre y en todo momento aceptó que formaba una parte de una industria en la que se veía como un factor extraño. No era más que una pieza más de la cadena de montaje. Prescindible y tirable. Y de esta manera se lo hizo rememorar el Barça tras ejecutar este lunes un despido de forma diferida del adiestrador, distanciado de los valores que se le suponen a la entidad. Quique Setién fue designado como substituto hasta el treinta de junio de dos mil veintidos. Por el hecho de que el futbol jamás se detiene.

Josep Maria Bartomeu ha hecho con Valverde lo mismo que hizo diecisiete años atrás Joan Gaspart con Louis van Gaal. La evolución, realmente, era involución. Alén de que el cese del holandés había sido hasta la data el último en el banquillo blaugrana, invita a un paralelismo extremo. No en lo que se refiere a la tarea del adiestrador, por el hecho de que Van Gaal perdió el puesto dejando a su equipo a 3 puntos del descenso y a veinte del primer puesto, y Valverde ha debido recoger sus bártulos con su equipo líder de la Liga.

El último adiestrador en salir por la puerta de servicio ocupando la primera plaza liguera fue Radomir Antic, con el R. Madrid en mil novecientos noventa y dos y Ramón Mendoza como presidente. La similitud de las situaciones, realmente, radica en la tarea presidencial. En la incapacidad del gerifalte de turno para eludir que una destitución laboral, algo parcialmente rutinario en esta industria del espectáculo business, se transforme en un vodevil. Si bien sin gracia alguna.

Quieren volver atrás

Setién, cantabrio de 61 años y persuadido apóstol del cruyffismo a pesar de que maldice no haber sido jamás entrenado por el holandés -“me hubiese dejado recortar el dedo meñique”, habitúa a decir-, ocupará el sitio de un Valverde al que siempre y en toda circunstancia se le reprochó su propuesta pragmática. La maniobra debería mantener a ese ambiente que demandaba un regreso a los orígenes estéticos del juego.

Está previsto que, una vez acabada la opereta, Bartomeu dé la cara en el púlpito mediático al lado del secretario técnico, Eric Abidal, y los dos puedan de esta manera explicar, no solamente las razones del despido, sino más bien asimismo la arrollada busca de un relevo. No convendría olvidar que Setién llega una vez que el Barça se encontrase con las negativas de Xavi Hernández y Ronald Koeman; de que ciertos directivos reclamaran el puesto para el técnico del filial, Francisco Javier García Pimienta; y de que los líderes se persuadieran de que la opción de Mauricio Pochettino, que sostiene una buena relación con Bartomeu y es íntimo de Ramon Planes, adjunto a la segregaría técnica- hubiese levantado en armas a la hinchada blaugrana.

El F.C. Barcelona no se deshizo de Valverde al final de su primera temporada como adiestrador tras ser eliminado de mala forma por la Roma en la Champions. Bartomeu conjeturó anularle el contrato, mas golear al Sevilla en la final de Copa alivió los ánimos. Tampoco lo hizo a la conclusión de la segunda, cuando el equipo volvió a precipitarse en Europa, esta vez en Anfield, y esta vez no supo levantarse en la final de Copa frente al Valencia. El cese, en cambio, llega en el instante más inesperado. Tras perder una semifinal en un campeonato de peso controvertible, la Supercopa de España disputada en Arabia Saudita. Una vez que el equipo, alén del atropello del Atlético en el crepúsculo, completara una de sus mejores actuaciones del curso. Y sin que a Valverde le exoneraran sus 4 trofeos, 2 Ligas conquistadas, una Copa del Rey y la Supercopa de dos mil dieciocho.

La trama a Valverde

Valverde, que tenía contrato hasta el mes próximo de junio, mas con una cláusula que le dejaba proseguir un año más siempre que estuviesen conforme las partes, había venido atendiendo a los movimientos de sus capataces con singular incredulidad y desagrado. Absolutamente nadie le notificó de que el viaje a Qatar que emprendieron Abidal y el CEO del club, Òscar Grau, tenía como objetivo principal cautivar a Xavi Hernández a fin de que tomara su puesto. El Barça había tratado de poner un biombo en frente de la realidad publicando una fotografía de sus emisarios al lado de Ousmane Dembélé, que se recobra de su lesión en Doha.

Tras un par de días de negociaciones con Xavi, el ex- centrocampista rechazó la propuesta para incorporarse de forma inmediata al cargo. Comprometido con el gobierno qatarí por medio de su trabajo como técnico del Al Sadd, mas asimismo con uno de los primordiales opositores electorales de la presente junta, el empresario Víctor Font, el cargo venía de lo más envenenado. Con la época iniciada y navegando el club bajo la niebla que adelanta el abismo.

Koeman, por más que uno de sus grandes sueños infringidos sea no haber entrenado aún al Barna, asimismo rechazó la propuesta. No iba a ser quien plantase a la selección holandesa a 5 meses de iniciarse la Eurocopa. El casting de aspirantes patentizó que ni la segregaría técnica (Abidal y Planes), ni Bartomeu, presidente bicéfalo al ostentar asimismo las responsabilidades de la vicepresidencia deportiva, tenían claro rumbo alguno.

Continua leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *